Entre todas las cosas que hay que hacer y visitar en la villa de Llanes, sin lugar a duda una de ellas es pasear por el puerto.
Al encontrarnos en el centro del casco antiguo, desde el hotel podemos llegar enseguida a la zona portuaria, y si disfrutamos del ambiente, llegaremos sin darnos cuenta al final del puerto, donde se encuentra la famosa escultura diseñada por el pintor Agustín Ibarrola, “Los Cubos de la Memoria”.

Dicen que cuando el bilbaíno visitó la villa en la primavera del año 2000, al mirar hacia el puerto y contemplar la escollera formada por bloques de hormigón, se le evocaron sus experimentos previos con la figura del cubo, y así, un año después, aquellos bloques cúbicos cobraron alma, y constituyen, a día de hoy, una de las mejores manifestaciones de arte público de la villa de Llanes.

Cubos

Los cubos de la memoria en su versión más abstracta.

Como sabemos que es una visita casi obligada si venís a visitarnos, queremos contaros que en Los Cubos de la Memoria conviven dos versiones artísticas, una más expresionista y otra vinculada a lo abstracto. Conjuntamente de ellas se crean tres memorias: la memoria del arte, la memoria del territorio y la propia memoria del artista.
La memoria del arte y la memoria del artista están vinculadas a las representaciones más abstractas, a la teoría del arte a través del tiempo, a la experimentación artística de la línea, la forma, el color… Según los entendidos en la materia se trata de conceptos originales, creativos, sugerentes… pero nosotros queremos hablaros de la memoria del territorio, donde se puede conocer la historia de la villa a través de sus imágenes.

2

Podemos comenzar la lectura de los cubos cronológicamente, con la representación prehistórica del ídolo de “Peña Tú”. A los pies de este podemos ver diferentes representaciones de símbolos paleolíticos, tomados de varias cuevas del concejo de Llanes y que incluyen tanto figuras de animales como símbolos abstractos.

De la prehistoria pasamos a los tiempos medievales, con la recreación de unos símbolos grabados en una pared rocosa en la localidad de Sococueva, al parecer para conjurar las influencias de unas brujas del entorno.

La concha de los peregrinos también aparece en los cubos, aludiendo a la “ruta costera”, ramal del Camino del Norte a su paso por el concejo.

llanes13No podemos olvidarnos del mar en una villa marinera como Llanes, por eso las líneas onduladas de los cubos sugieren el constante movimiento del mar y de las olas. También aparecen las gaviotas, y debajo de estas, sumergidos cuando la marea está alta, peces y ojos que nos miran desde el fondo. En la relación humana con el mar se rememora la actividad ballenera de Llanes entre los siglos XIII y XVIII, expresada mediante la representación de los remos, los arpones y las cuchillas, utensilios que utilizaban los marineros de antaño para pescar y descuartizar a las ballenas.

Como no podía ser de otra manera, en los cubos también se hace referencia a la emigración asturiana a América, que tanta huella ha dejado en el patrimonio y la sociedad llanisca. Se representa con elementos modernistas las nuevas formas mentales y artísticas de los indianos, pues volvían a la “tierrina” a construir grandes casas que nada tenían que ver con la arquitectura de la época. Además, también aparece la palmera como símbolo de la fortuna que hacían al otro lado del charco, pues se pueden ver en todas las casas de indianos de la zona las grandes palmeras plantadas alrededor de estas grandes mansiones como símbolo de ostentación.Llanes 0764
Por el lado contrario, la maleta bajo la lluvia quiere representar la tristeza, la partida, la separación familiar… aunque cuentan las malas lenguas que tiene más que ver con los indianos que se volvieron con las manos vacías y que “tiraron la maleta al agua”.

En la memoria del territorio también se hace un recorrido por todos los productos de esta tierra, con elementos como los limones, ya que Asturias fue principal exportadora de cítricos a Inglaterra hasta el siglo XVIII. Por supuesto tampoco podía faltar la manzana, así como los mayos, que se utilizan para hacer sidra.
Y hablando de sidra indudablemente hablamos de folklore, que se representa con “el castillo de las flores” del que hablan los cantares locales, pero cuando las flores toman el color negro, sin duda se transforman en las puntillas de los trajes de aldeana que visten las mujeres en las fiestas locales.

Al terminar esta obra, Agustín Ibarrola dijo sobre ella:
«Con los Cubos de la Memoria he creado un paisaje nuevo en Llanes (…) Es el mayor reto con el que me he enfrentado, convirtiendo la escollera del puerto llanisco en una gigantesca escultura policromada de infinitos escorzos (…) La tridimensionalidad, el colorido y los efectos ópticos aprovechando el oleaje y las mareas, forman parte de los múltiples atractivos diferenciales de los Cubos de la Memoria. (…) Será mi obra más poderosa.»

Y nosotros lo creemos firmemente. Solo falta que vengas a descubrirla y nos dejes tu opinión.
¡Te esperamos!

 

Logo-Blanco-La-posada-dRH

Hotel en Llanes; Hoteles en Llanes

Sin títuloK

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest